El avance de las nuevas tecnologías ha llevado consigo nuevas formas de infringir la seguridad. Desgraciadamente, cada día Internet se vale de miles de personas que, fruto de un descuido o del desconocimiento, son víctimas de un ciberataque. En ese sentido, la seguridad en internet es un aspecto clave, pero muchas personas desconocen la gran cantidad de medidas que están a su disposición para evitar este tipo de daños.

¿Qué es la seguridad de internet?

La seguridad en internet se refiere a todas aquellas precauciones que toman los usuarios para poder proteger los distintos elementos que forman parte de la red. Mediante configuraciones de seguridad y tomando ciertas medidas en consideración, es posible proteger la privacidad de todos nuestros dispositivos.

Los riesgos de seguridad en internet más comunes

Algunos de los riesgos de seguridad más comunes en internet son los siguientes:

  • Robo de información
  • Robo de dinero
  • Daño de información
  • Venta de datos personales
  • Ataques a equipos
  • Suplantación de identidad

Para ello, los ciberdelincuentes se hacen valer de distintas técnicas como el malware, el phishing, la inyección de SQL o el ataque de denegación de servicio, entre muchos otros. Cada vez los ataques son más sofisticados, por lo que la prevención resulta esencial.

10 medidas para mejorar la seguridad en internet

Algunos ataques son totalmente imprevisibles e, igual que ocurre con los hurtos o robos en la calle, todos nos podemos ver en la situación de sufrirlos. Sin embargo, existen una serie de medidas para que no estemos tan expuestos a ello. Al hacer uso de Internet, es importante que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  1. Protege los navegadores: Los navegadores incluyen características avanzadas de seguridad que debes revisar y configurar. También debes prestar atención a las extensiones instaladas porque pueden ser fuente de introducción de malware.
  2. Instala un antivirus y mantenlo actualizado: Te recomendamos que esto lo hagas en todos los dispositivos electrónicos que tengas, no solo en el ordenador.
  3. Gestiona bien las contraseñas: Se recomienda tener una contraseña fuerte y distinta para cada sitio web. Las contraseñas largas y aleatorias previenen los ataques de fuerza bruta y el uso de distintas contraseñas evita que todas ellas se vean comprometidas en caso de violación de datos.
  4. Habilita el doble factor de identificación: Como es lógico, la autenticación en dos pasos proporciona mayor seguridad. Estos sistemas, además de requerir una contraseña, piden un código obtenido a través de una aplicación, un sms o una huella digital, por ejemplo.
  5. Filtra el contenido del correo electrónico: Para ello, activa el filtro de spam e igualmente mantente alerta. No des datos sensibles o personales a través del correo electrónico y evita clicar en cualquier enlace o archivo adjunto sospechoso.
  6. Realiza periódicamente copias de seguridad: Dichas copias deben almacenarse en un dispositivo externo a tu equipo o en un servicio de almacenamiento en la nube. De esta manera, en caso de un ciberataque, estos datos no se verán expuestos.
  7. Utiliza conexiones wifi seguras: Las redes abiertas son muy peligrosas, ya que todo el mundo puede ver el contenido de tu navegación. Cuando te conectes a redes desconocidas, te aconsejamos utilizar una conexión VPN.
  8. Compra en tiendas online conocidas: Solo compra en sitios web seguros y en los que se ofrezca la posibilidad de pagar a través de pasarelas de pago electrónico.
  9. Mantén actualizados los sistemas operativos y las aplicaciones: Las actualizaciones normalmente contienen parches de seguridad contra amenazas conocidas.
  10. Instala aplicaciones en el móvil desde tiendas oficiales: Y, sobre todo, antes de dar permisos de seguridad a las aplicaciones, comprueba que necesitan aquella funcionalidad para poder ofrecer sus servicios.

En la red, debes estar protegido

Tal y como hemos visto a lo largo del post, la seguridad en internet es clave pero, a veces, aún tomando todas las medidas oportunas, estamos sujetos a algún tipo de vulnerabilidad. Por ello, contar con una protección extra es fundamental. Nunca tiene que pasar nada pero, si pasa, debemos tener la tranquilidad de saber que estamos respaldados por una compañía aseguradora que se encargará de ayudarnos a restablecer la normalidad en el mínimo tiempo posible y que se hará cargo de cualquier gasto derivado del ataque.

En ese sentido, un ciberseguro es una herramienta indispensable, especialmente para empresas, ya que suelen estar mucho más expuestas. No hay duda de que todos confiamos datos muy importantes para nosotros en la red. Tanto es así que, para un profesional, autónomo o pyme, hacer frente a las consecuencias de un ciberataque puede suponer, en el peor de los casos, la pérdida de su negocio.