Las plagas en casa pueden ser un verdadero quebradero de cabeza, además de un problema para la salud. Poder hacer frente a cualquier tipo de plaga con la garantía que vas a poder erradicarla del todo y hacer que esos pequeños e indeseables habitantes de tu vivienda desaparezcan lo más rápido posible, es lo que todo el mundo busca.

Lo cierto es que cuando nuestro hogar se encuentra invadido por determinados animales, podemos estar ante una situación de gravedad. Así que lo primero que debemos hacer es mantenernos alerta ante las plagas comunes más habituales. Así, las podrás detectar lo antes posible y será más sencilla su erradicación.

¿Cuáles son las plagas en casa más comunes?

Hay muchos tipos de plagas que, en un momento dado y sin previo aviso, pueden asolar nuestros hogares o comunidades y hacer que nuestra vida en casa sea menos agradable de lo que quisiéramos.
Algunas de las plagas más habituales que podemos encontrar son las siguientes:

  • Plaga de hormigas: Tener una plaga de hormigas en casa es algo que seguramente todos hemos experimentado en alguna ocasión. Estos insectos milimétricos pueden aparecer en todo tipo de hogares, ya sean casas con jardín o pisos de prácticamente cualquier lugar. Las encontraremos casi siempre cerca de los alimentos o en el baño. Además, las hormigas pueden invadir plantas o vegetaciones.
    Cuando encontramos un número de hormigas grande, lo más importante es actuar con la máxima rapidez. Si nos fijamos en los pequeños rastros o caminos realizados por estos insectos, nos será más fácil detectar su nido.
  • Plaga de chinches: La plaga de chinches suele ser de las más comunes puesto que su hábitat suele encontrarse y proliferar en los colchones. Sus picaduras pueden llegar a producir enfermedades de la piel e incluso algunas reacciones alérgicas. Por ello, es importante erradicarlas lo más rápido posible.
    Además de en los colchones, también las podemos encontrar en muebles, almohadas, maletas, ropa de cama, sábanas, etc. Para eliminarlas, lo más recomendable es lavar toda la ropa a alta temperatura durante al menos 30 minutos y usar un rociador para el control de plagas. Si la plaga persiste, será necesaria la ayuda de un profesional.
  • Plaga de cucarachas en casa: Estos insectos pueden ser de lo más desagradables. Se suelen esconder en los lugares más húmedos y oscuros. Suelen proliferar más en verano, son un tipo de insectos a los que les favorece mucho el calor. Este insecto suele dar muestras de su presencia con sus excrementos ya que deja tiene una forma de polvo negro. Es importante tener en cuenta que, aunque parecen inofensivas, pueden transmitir enfermedades como la salmonella. También recordar mantenerlos lo más alejados posible de los alimentos porque, si estos no se encuentran bien almacenados, pueden contaminarlos con su presencia.
  • Plaga de termitas: Es la plaga más complicada de detectar a tiempo. Normalmente, se suelen detectar cuando el mobiliario de madera ya se ha deteriorado de una manera evidente y quizás ya es demasiado tarde. Las termitas causan daño a la estructura de la casa ya que estos insectos se comen la madera. Por ello, son especialmente peligrosas en casas de madera. Para más información sobre este tipo de plaga y sobre el mantenimiento de las viviendas de madera, puedes descargarte nuestro e-book gratis accediendo al post de las 6 ideas para vivir en una casa de madera.

¿Qué seguro contratar contra las plagas en la comunidad?

En definitiva, como cualquier otro siniestro o incidente, contar con la presencia de plagas en casa o en la comunidad es un imprevisto molesto y que debe ser rápidamente solventado para poder disfrutar de tu hogar con la tranquilidad que mereces.

Recuerda que con el seguro de comunidades de iSeguros cuentas con la ventaja de tener el servicio de control de plagas incluido. Esto te va a evitar tener muchos problemas y te soluciona cualquier posible imprevisto que pudiera surgir. Para más información, te recomendamos que contactes con nosotros y te asesoraremos para encontrar una solución hecha a medida para tu comunidad, teniendo en cuenta las coberturas y los servicios que son realmente necesarios, incluidos todos aquellos relacionados con las plagas en la comunidad.