Hoy en día, muchas comunidades de propietarios disponen de varias zonas comunes con jardines, piscina, o zonas deportivas para el uso y disfrute de las personas que conviven en la comunidad. En la mayoría de los casos, el hecho de compartir estos espacios entre diferentes vecinos genera algunos conflictos. 

Sobre el uso y la regulación de las zonas comunes, habitualmente surgen muchas dudas. Por ejemplo, ¿Está prohibido jugar a la pelota en las zonas comunes? ¿Se pueden invitar a amigos a una piscina comunitaria? ¿Cómo deben gestionarse las instalaciones deportivas en las comunidades de vecinos? En el post de hoy, tratamos de dar respuesta a estas preguntas y hablamos de qué se puede hacer y qué no en las zonas comunes

 

Ocupación de las zonas comunes en una comunidad

En las comunidades de propietarios que tienen varias zonas comunes, es habitual que surjan conflictos, ya sea por la gestión del propio espacio o por el uso que le dan los vecinos. Las desavenencias son habituales, ya que cada propietario o vecino tiene diferentes necesidades y quiere hacer uso de los espacios a su manera. 

Por ejemplo, con la llegada del verano, un tema de continua discordia suele ser la piscina. Siempre hay vecinos que la utilizan más que otros y que, por ello, creen que tienen más derechos adquiridos. También es habitual encontrarse con el típico vecino que, a la mínima, se queja del ruido o del juego de los niños. Por otro lado, el tema de los invitados también provoca ciertas ambigüedades… Y es que la gran pregunta en todos estos casos es: ¿Qué se puede hacer y qué no en las zonas comunes de una comunidad de propietarios?

 

¿Qué establece la Ley de Propiedad Horizontal?

Tal y como indica el artículo 394 del Código Civil, el propietario puede hacer uso de los espacios comunes siempre que no perjudique al resto de la comunidad: “Cada partícipe podrá servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino y de manera que no perjudique el interés de la comunidad, ni impida a los copartícipes utilizarlas según su derecho”. 

Ley de Propiedad Horizontal también establece la prohibición de desarrollar actividades molestas, tanto en las viviendas como en las zonas comunes de una comunidad. En el artículo 7.2 se recoge: “Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.

La legislación parece clara en su concepto, aunque el principal problema en la mayoría de comunidades reside en el hecho de establecer qué se considera una actividad molesta o dañosa para la finca. Esta consideración no recae en el criterio de un único propietario. Las actividades prohibidas deben estar recogidas en los Estatutos de la Comunidad de Propietarios o se debe desarrollar un Reglamento de Régimen Interno para regular la convivencia, la utilización de los espacios comunes y definir las actividades prohibidas. Las normas que conforman dicho reglamento se deben aprobar y modificar en junta por la mayoría de propietarios y son de obligado cumplimiento por todos los vecinos. 

En caso de incumplimiento, el Presidente de la Comunidad (a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios) puede requerir el cese de las actividades prohibidas. Si, tras el aviso, el infractor continúa desarrollando las actividades prohibidas, se puede acudir a la vía judicial. 

En resumen, actividades como jugar a la pelota, invitar a familiares o amigos a la piscina o a las zonas deportivas puede estar o no prohibido, dependiendo de los Estatutos de la Comunidad o del Reglamento de Régimen Interno. También se debe tener en cuenta que, en caso de que la actividad no esté contemplada en ninguno de estos documentos, se entiende como permitida.  

 

¿Quién se debe hacer cargo de estas zonas comunes?

Una vez tenemos claro qué se puede hacer y qué no en las zonas comunes de una comunidad de vecinos, otro punto importante es saber quién es el responsable, sobre todo de aquellas zonas por las que pasan propietarios, vecinos o invitados y en las que se pueden producir incidentes o siniestros. En ese sentido, es importante destacar que la gestión de cualquier zona común es responsabilidad de todos los propietarios de la comunidad. 

Por tanto, ¿Qué sucede cuando alguien se hace daño en una zona común? o ¿Quién debe hacerse cargo de la reparación o el mantenimiento de las instalaciones? Cuando un incidente perjudica el edificio o causa daños a terceros que se encuentran dentro de los límites del perímetro, la responsabilidad recae en los vecinos.   

Por ejemplo, si se produjera un accidente en una zona deportiva o en la piscina, serían los propietarios de la comunidad los que deberían responder. Por ello, es importante analizar los costes que se deberían asumir y recordar que si la comunidad no tiene seguro que cubra todos estos aspectos, serán los vecinos los que tendrán que asumir el 100% del coste de cualquier siniestro.   

 

¿Qué seguros necesitan estas comunidades de propietarios?

Las comunidades de vecinos con varias zonas comunes necesitan un seguro amplio, que comprenda todo su edificio y también sus instalaciones. Es recomendable la contratación de un seguro multirriesgo, ya que este tipo de pólizas aportan una amplia gama de coberturas, además de cubrir la responsabilidad civil de todos los propietarios y posibles trabajadores de la finca. 

Además, también es aconsejable contratar un seguro para comunidades que incluya la protección jurídica. A menudo, los propietarios no son conscientes de las problemáticas con las que se pueden encontrar por ser miembros de una comunidad. Disponer del apoyo jurídico más adecuado no solo ofrece la tranquilidad necesaria sino que, además, puede resolver muchos problemas de forma gratuita. 

En iSeguros disponemos de varios seguros para comunidades de propietarios. Para comunidades con varias zonas comunes como jardines, piscina o zonas deportivas hemos diseñado nuestro seguro de comunidades zona verde, una póliza que combina amplias coberturas sin franquicias con unos servicios excelentes de defensa jurídica, asistencia prioritaria, control de plagas y desatasco. 

 

¿Deseas más información? Puedes dejarnos un comentario en este mismo post o contactar con nosotros a través de los canales habituales. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

sorteo-iseguros