Sabemos que la situación se hace cada vez más complicada, que cada día aparecen nuevos casos de Covid-19 y que lo que considerábamos tan lejos de nosotros, cada día es más próximo. La incertidumbre, el desconcierto o la impotencia son algunos de los sentimientos que seguro compartimos aquellos que nos encontramos confinados.

Sin embargo, sabemos que estamos donde debemos estar. Hoy toca estar en casa y cuidar de nosotros y de los que nos rodean. Somos un país unido, fuerte y capaz. Por ello, de esta situación saldremos más pronto que tarde. En gran parte, será gracias a todas aquellas personas que a estas alturas trabajan para restablecer la normalidad.

Durante estos días, hemos podido constatar como el personal de servicios básicos y los sanitarios de todo el país se desviven por todos nosotros. Han demostrado una gran capacidad de adaptación, un esfuerzo inigualable y una fuerte voluntad de superación. No es fácil trabajar con las condiciones en que hoy se encuentran. A pesar de las enormes trabas a las que deben hacer frente, actúan con la máxima inteligencia, aportando ideas innovadoras que nos permiten avanzar y que, en pocos meses, seguro que nos permitirán superar la enfermedad.

A todos ellos, les tenemos que dar las gracias. Como hemos hecho hasta ahora, tenemos que seguir saliendo en los balcones agradecer el excelente trabajo que hacen siempre, pero de la que estos días somos más conscientes que nunca. Como decimos, es importante seguir reivindicando y apoyando, pero también creemos que es el momento de ir un paso más allá.

El ejemplo que nos han mostrado estas personas nos debe servir para mirar el horizonte con más optimismo, fuerza y ​​valentía. Somos conscientes de que vienen días difíciles y que, una vez superada la enfermedad, todavía nos quedarán muchos obstáculos por vencer. Las primeras consecuencias derivadas del Estado de Alarma Nacional ya empiezan a hacerse patentes. Precisamente por eso, ahora es el momento de empezar a reconstruir todo lo que estas semanas de parón se ha ido desmoronando.

Del mismo modo que han hecho los sanitarios y todo el personal de los servicios básicos, el resto de profesionales, autónomos, pequeñas y medianas empresas debemos aportar nuestro granito de arena para mejorar nuestra actividad laboral. Debemos aprovechar estos días de pausa para reflexionar sobre la manera de ser más productivos, debemos generar nuevas ideas, debemos cargarnos de buenos propósitos y debemos esforzarnos por ir más allá de donde estábamos antes de la pandemia.

En este sentido, el trabajo de cada uno de vosotros también contribuirá a que esto sea posible. Cuando cese el estado de emergencia, haz todo lo posible para hacer crecer tu empresa. Aprovecha para comprar en las tiendas cerca de casa, queda con los amigos en los restaurantes de la zona, compra productos de proximidad… En definitiva, muestra tu apoyo a todas aquellas empresas que han tenido dificultades. Entre todos activamos la economía.

Ahora es el momento de levantarnos con más fuerza que nunca y luchar por un futuro próspero y lleno de éxitos. Tenemos la capacidad de hacerlo y así lo tenemos que mostrar al mundo.