Si has sufrido una avería o accidente y has tenido tu coche inhabilitado durante varios días, es probable que te hayas preguntado cuándo se tiene derecho a coche de sustitución. En el post de hoy, repasamos algunas dudas frecuentes sobre esta cuestión.

¿En qué casos se puede solicitar un vehículo de sustitución?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que podremos solicitar un vehículo de sustitución siempre que esta cobertura figure en la póliza contratada. Algunas compañías aseguradoras la incluyen en sus distintas modalidades, mientras que en otras se ofrece como cobertura adicional.

Independientemente de cuál sea el caso, es importante leer con atención la letra pequeña para tener claro en qué situaciones se puede solicitar. Puede que en algunas compañías el derecho a un vehículo de sustitución esté condicionado a no dar positivo en un control de detección de alcohol y drogas o a tener una antigüedad mínima en el carné de conducir.

Sea como sea, antes de solicitar un vehículo de sustitución, desde iSeguros te recomendamos consultar las condiciones de tu póliza. Tener claro qué servicios te corresponden según el seguro que tienes contratado te evitará desagradables sorpresas e imprevistos.

Coche de sustitución por siniestro

En caso de sufrir un siniestro, existen dos circunstancias distintas a la hora de realizar esta reclamación:

  1. Si el responsable del accidente es el vehículo contrario: Aunque nuestra póliza no cubra el derecho a coche de sustitución, podremos solicitarlo cuando el accidente haya sido causado por el vehículo contrario. En ese caso, puede que la compañía, a pesar de haber reconocido la culpabilidad de su asegurado y de hacerse cargo de la indemnización por los daños, se niegue a pagar la factura de los vehículos de sustitución alquilados por particulares. Suelen justificar esta negativa argumentando que para el perjudicado no resulta un perjuicio económico el no disponer de un coche durante el tiempo que dure la reparación del suyo, pero cada vez hay más jueces que contemplan el uso del vehículo particular como algo necesario para los desplazamientos de la vida cotidiana. En resumen, aunque el vehículo contrario acepte la culpa y ésta quede reflejada en un parte amistoso, debe ser la compañía aseguradora la que autorice la cesión de un vehículo de sustitución y no siempre lo va a poner fácil.
  2. Si tenemos derecho a vehículo de sustitución por accidente: Si tenemos contratada esta cobertura, en caso de sufrir un accidente, tendremos derecho al vehículo de sustitución independientemente de quién sea el culpable de los daños. Sin embargo, tal y como hemos comentado anteriormente, debemos analizar al detalle las condiciones que ofrece la póliza para garantizar que contaremos con un vehículo de sustitución siempre que lo necesitemos.

¿Tienes dudas con tu seguro de coche?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, si tu vehículo es imprescindible para tu vida cotidiana, es recomendable solicitar la cobertura de coche de sustitución. Actualmente, nuestro coche está más que presente en nuestro día a día y, no contar con él, puede convertirse en un importante contratiempo.

Asimismo, recuerda que, si tienes tu seguro con nosotros, no tendrás de qué preocuparte. Una de las ventajas de contratar tu seguro de coche en iSeguros es que, ante cualquier imprevisto, te ofrecemos un vehículo de cortesía totalmente gratis en nuestra red de talleres. ¡Puedes contactar con nosotros sin compromiso para más información!