En los últimos años, la bicicleta se ha convertido en un medio de transporte cada vez más presente en las ciudades. De hecho, el aumento de las bicicletas en las vías públicas, ha llevado a la implantación de nuevas medidas y son muchas las ciudades que han tenido que adaptar sus vías a los ciclistas.

En este nuevo contexto, una de las preocupaciones de la mayoría de ciclistas es el hecho de saber si es recomendable contratar un seguro para bicicleta y si, en todo caso, es obligatorio disponer de una póliza para poder circular por zonas urbanas.

Las ventajas de desplazarse en bicicleta

Como decimos, cada vez son más las personas que optan por desplazarse en bicicleta, ya que este medio de transporte tiene importantes ventajas, entre las cuales destacan:

  1. Desplazarse resulta barato: El gasto es mínimo, ya que no requiere de combustible. Solo es necesario invertir en la compra de la propia bicicleta y en el material de protección básico.
  2. No contamina: Los vehículos a motor, independientemente del combustible que utilicen, siempre contaminan. En cambio, la bicicleta es un medio de transporte completamente limpio y nada perjudicial para nuestro entorno.
  3. Permite saltarse los atascos: Sobre todo en las grandes ciudades, los atascos nos pueden hacer perder un montón de tiempo que podremos ahorrarnos si nos desplazamos en bicicleta.
  4. Evita problemas de aparcamiento: No tener que aparcar es toda una ventaja. Aunque es importante prestar atención en dónde dejamos la bicicleta y tratar de buscar un lugar seguro. De lo contrario, es probable que podamos sufrir un robo.
  5. Ayuda a estar en forma: Desplazarse en bicicleta también es una forma de hacer ejercicio sin desperdiciar tiempo, ya que podemos aprovechar para pedalear de camino al trabajo o volviendo a casa.

¿Es obligatorio el seguro para bicicleta?

La normativa europea obliga a asegurar cualquier vehículo a motor (coches, motos, autobuses, camiones..). Por tanto, las bicicletas quedan excluidas de esta norma. Aunque no es obligatorio tener un seguro, es altamente recomendable, sobre todo si utilizas la bicicleta de forma habitual o si ésta tiene un valor económico importante.

Como cualquier otro vehículo, el seguro te protege ante los daños que pueda sufrir tu bicicleta o tú mismo en un accidente, así como los daños que puedas causar a terceros. Además, también es importante tener en cuenta que el seguro puede proteger tu bici frente al robo.

¿Qué tipo de seguro necesita una bici?

Una bicicleta necesita un tipo de coberturas específicas, ya que presenta riesgos y vulnerabilidades algo distintas de cualquier otro medio de transporte. El aspecto más básico que debería contemplar cualquier ciclista, sea aficionado o profesional, es la responsabilidad civil. En el seguro de coche o de moto, se trata de una cobertura obligatoria, ya que resulta indispensable estar protegido en caso de ocasionar cualquier daño a terceros.

Otra de las coberturas necesarias es la defensa jurídica, tanto para reclamar daños como cuando se necesita defensa. Por ejemplo, en caso de ser arrollado por un coche o golpear accidentalmente a un peatón, un buen seguro puede acompañarte en todo el proceso penal.

Por último, un buen seguro para bicicletas también debería incluir el robo. Ésta es una de las coberturas más demandadas, ya que el hecho de que el seguro también cubra la sustracción de la bicicleta es un aspecto que nos puede hacer ahorrar una gran cantidad de dinero.

En resumen, las bicicletas presentan importantes ventajas, pero también son un tipo de vehículo vulnerable y propenso a sufrir robos. Por ello, aunque no sea obligatorio, resulta imprescindible contar con una buena póliza que nos permita disfrutar de la tranquilidad de saber que estamos bien protegidos ante posibles contratiempos.