Llegado el momento de ser madre, muchas mujeres se plantean contratar un seguro médico durante el embarazo. En uno de los momentos más importantes de la vida de una mujer es importante contar con la protección y la máxima tranquilidad para vivir esta etapa sin preocupaciones, disfrutando de las facilidades y servicios que puede ofrecer una buena póliza y sin gastos extra.

Contratar seguro médico estando embarazada

Muchas mujeres se deciden a contratar un seguro médico estando estando ya embarazadas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la mayoría de aseguradoras establecen un periodo de carencia que se sitúa en aproximadamente ocho meses. Es decir, a la hora de contratar un seguro de salud especialmente pensado para embarazadas, entre el día en el que entra en vigor el contrato y el día en el que la asegurada puede comenzar a disfrutar de sus diferentes coberturas pasan aproximadamente ocho meses. 

Evidentemente, una embarazada necesita contar con la protección y el seguimiento que ofrece un seguro a partir del momento en que recibe la noticia de su estado. Es por ello que, normalmente, se recomienda que la mujer ya haya contratado un seguro de salud antes de decidirse a quedarse embarazada. 

El hecho de contratar un seguro médico meses antes, no significa que la beneficiaria no pueda hacer uso de sus coberturas hasta llegado el momento de ser madre. Muchas pólizas médicas incluyen otra serie de servicios y facilidades muy útiles en cualquier momento de la vida de una mujer. Por tanto, si piensas que la maternidad aún te queda lejos pero tienes claro que quieres ser madre, deberías empezar a consultar las diferentes opciones que puede ofrecerte el mercado, a fin de encontrar una póliza que pueda resolver tus necesidades del presente y del futuro.

¿Qué incluye un seguro para embarazadas?

Normalmente, el seguro médico habitual también cubre el embarazo y ofrece una gran variedad de servicios y facilidades. Si ambos progenitores están incluídos en la póliza, normalmente el bebé también lo estará. La mayoría de pólizas ofrecen a los hijos menores de 14 años los mismos servicios médicos que a los asegurados. 

Además de muchas coberturas extra, que varían dependiendo del seguro médico contratado, una póliza médica para embarazadas debe incluir: 

  • Evolución semanal del embarazo
  • Ecografías
  • Consultas con el ginecólogo
  • Cursos de preparación al parto
  • Asistencia médica durante el parto
  • Asistencia al recién nacido
  • Cuidados post parto  

En resumen, contar con un seguro médico durante el embarazo y durante los meses posteriores ofrece múltiples ventajas y facilidades. Actualmente, el sistema público sufre una gran saturación que, en algunos casos, comporta que la calidad del trato se vea reducida. Es por ese motivo que muchas parejas acuden a los centros médicos privados. Sin duda, esta es la mejor opción si se quiere optar por un servicio más personalizado y de mayor calidad. Sin embargo, el precio de los servicios que ofrece una clínica o un médico privado suele ser muy elevado y no adaptado a todos los bolsillos. Por esa razón es tan necesario contar con un seguro médico. Gracias a él podrás contar con la tranquilidad de saber que no deberás pagar de más por acudir al médico o a los servicios que necesitas. Contarás con la tranquilidad y las facilidades que mereces, sobretodo en estos momentos. 

Seguro médico para embarazadas

En iSeguros contamos con varias coberturas especialmente diseñadas para mujeres que quieren ser madres. Podrás acceder a los mejores profesionales, hospitales, clínicas y centros médicos al mejor precio.  

Entre las diferentes facilidades que pueden ofrecerte nuestras coberturas, con nuestra asistencia sin copago podrás disponer del mejor seguimiento durante el embarazo, realizarte todas las pruebas necesarias e, incluso, conservar las células madre del cordón umbilical.