A la mayoría de las personas nos cuesta pensar en un seguro de decesos con el que hacer frente a nuestra propia pérdida o a la de nuestros seres queridos. Sin embargo, tener en cuenta esta posibilidad resulta clave para evitar elevados gastos imprevistos en un momento en el que lo único que deseamos es tener el tiempo y la tranquilidad necesaria para afrontar el proceso de duelo.

¿Qué es un seguro de decesos?

Tal y como su propio nombre indica, el seguro de defunción o de decesos es un tipo de póliza que cubre los gastos derivados del fallecimiento de una persona. Por tanto, este seguro supone un importante apoyo para los familiares y los seres queridos tras una pérdida, minimizando los trámites más molestos y solo dejando los ineludibles. Además, permite liberarlos de la responsabilidad de tener que asumir todos los gastos derivados de una defunción.

El seguro de decesos suele ser contratado por las familias con el objetivo de que el día del fallecimiento de cualquiera de sus miembros todos los gastos y gestiones vayan a cargo de la compañía aseguradora. De esta manera, podrás concentrarte en ayudar a tus seres queridos durante este duro trance.

¿Qué cubre el seguro de decesos?

Muchas personas se preguntan: ¿Los seguros de decesos lo cubren todo? ¿Cubren cualquier gasto derivado del entierro o la incineración? La respuesta es que sí. Un seguro de decesos cubre el servicio funerario, el nicho elegido o el traslado nacional e internacional en caso de necesitarlo, y hay un capital adicional para los gastos que cada familia considere necesarios. También es importante tener en cuenta que existen una serie de servicios contratados que igualmente es importante valorar. Por ejemplo, el testamento online, el borrado digital, la asesoría jurídica o el servicio de gestoría.

¿Cuánto cuesta un seguro de decesos?

El precio de una póliza de decesos puede variar dependiendo de varios factores como la edad, el capital contratado o el ámbito geográfico. Como es lógico, a mayor edad y cuanto mayor sea el capital contratado, mayor será la prima. Asimismo, la prima del seguro también puede variar dependiendo del lugar de residencia, ya que no en todas las provincias y localidades el coste final de un entierro es el mismo.

Independientemente de estos factores, si comparamos cuánto cuesta un seguro de decesos con cuánto cuesta un entierro o incineración sin seguro, observamos que sale mucho más a cuenta contar con una buena póliza, sobre todo si se quieren evitar gastos imprevistos y que suelen ser muy elevados. En ese sentido, cabe destacar que existen tres posibilidades: Disponer de un seguro de decesos bien hecho, optar por un seguro de mínimos o no contar con ningún tipo de seguro de decesos. Esta última posibilidad la desaconsejamos profundamente por varios motivos. Cabe tener en cuenta que una compañía aseguradora pacta un precio especial por un gran número de entierros. De esta manera, puede asegurar el precio más económico, además de pagar a plazos y de contar con el servicio.

En cambio, si no optas por la contratación de un seguro deberás pagar de golpe todo el coste provocado por el fallecimiento, además de tener que hacerte cargo de todos los trámites y desagradables gestiones que se producen tras el fallecimiento de un ser querido.

Comparador de seguros de decesos

En Internet se pueden encontrar infinidad de comparadores de seguros de decesos. Sin embargo, es importante ir con cuidado con este tipo de plataformas, ya que fijarse únicamente en el precio a la hora de elegir un seguro suele ser una mala decisión. Además, contar con una atención personalizada es básico a la hora de elegir las coberturas más necesarias.

También es importante leer bien la letra pequeña del contrato de la póliza antes de contratar este tipo de seguros, a fin de tener claro el tipo de tasas que se pagarán durante el plazo que dure el seguro. Los seguros de decesos establecen una prima por tramos de edad, de manera que de joven pagas más y, a medida que vas cumpliendo años, esta tasa se reduce. La principal ventaja de nuestro seguro de decesos es que, a partir de una edad, pagarás siempre lo mismo. Eso te ayudará a que nunca debas pagar un servicio abusivo.

Por ello, si lo que quieres es comparar entre varias ofertas a fin de encontrar cuál es el mejor seguro de decesos según tu caso, te recomendamos que contactes con nosotros. Podemos resolver todas tus dudas, asesorarte de manera personalizada y ofrecerte una solución que se adapte a tus necesidades y al mejor precio.