Por ley, cualquier embarcación a motor (o de más de seis metros de eslora) debe contar con un seguro obligatorio de embarcaciones de recreo. Sin embargo, una de las preguntas que suelen hacerse muchos propietarios es si una póliza a terceros ofrece la suficiente protección para su embarcación y para los ocupantes de ésta.

La respuesta a esta pregunta es claramente negativa y a continuación queremos explicarte por qué motivo, además de hacer un breve repaso a las coberturas básicas para cualquier embarcación.

¿Qué incluye el seguro obligatorio?

La Ley de puertos del Estado y de la Marina Mercante establece que las embarcaciones de recreo o deportivas deben contratar una póliza que cubra la responsabilidad civil del tomador. Por tanto, navegar sin seguro, además de resultar muy peligroso, también puede acarrear una importante multa.

Si solo se cuenta con el seguro obligatorio, en caso de accidente, este tipo de póliza sólo cubre los daños causados a terceros, dejando sin protección a la propia embarcación y a sus navegantes. Por ese motivo, es importante insistir en el hecho de que una póliza a terceros no ofrece la protección suficiente. En cualquier caso, debe complementarse con las coberturas más necesarias, según el tipo de embarcación y sus usos.

Seguro de embarcaciones de recreo obligatorio y voluntario

Tal como comentamos, es recomendable contar con protección adicional que nos permita cubrir todos los riesgos a los que está expuesta nuestra embarcación y sus navegantes. Por ello, se aconseja completar el seguro obligatorio con las siguientes coberturas:

  • Responsabilidad civil voluntaria: Además de la responsabilidad civil que incluye el seguro obligatorio de embarcaciones de recreo, también es recomendable contar con la cobertura de responsabilidad voluntaria. Ésta puede llegar hasta los dos millones de euros y ampliar el ámbito de cobertura mientras la embarcación esté en tierra o en el transporte por carretera.
  • Salvamento y asistencia marítima: Esta cobertura incluye: Salvamento o remolque de asistencia marítima; transporte terrestre o asistencia técnica-mecánica; búsqueda y envío de piezas de recambio; alojamiento en espera; repatriación sanitaria de heridos y enfermos; asistencia en caso de robo o pérdida de equipajes.
  • Daños propios: La cobertura de daños propios incluye: Pérdida total efectiva o constructiva; abandono; daños parciales; robo y daños por tentativa; efectos personales; embarcación en tierra; transporte por carretera, carga y descarga; maniobras de entrada y salida del agua; actos vandálicos o malintencionados; fenómenos meteorológicos de carácter extraordinario.
  • Accidentes personales: Si se produce cualquier accidente a bordo o al subir y bajar de la embarcación, la cobertura de accidentes personales garantiza los gastos de asistencia médica de todos los ocupantes. Asimismo, contempla indemnizaciones en caso de defunción o invalidez permanente de alguno de los navegantes.
  • Defensa jurídica: Esta cobertura incluye cualquier tema de defensa legal, fianzas o reclamación a terceros. Además, en iSeguros también te ofrecemos asistencia jurídica telefónica para que puedas consultar cualquier duda en relación con tu embarcación.

Las coberturas anteriormente detalladas son indispensables para cualquier tipo de embarcación de recreo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que también existen multitud de coberturas especialmente diseñadas teniendo en cuenta las necesidades de cada embarcación. Por ejemplo, en iSeguros disponemos de seguros de pesca deportiva con los que podrás asegurar las cañas, los fusiles o demás elementos que necesites para la práctica de este deporte.

Asegurar barco online y de manera segura

Recuerda que en iSeguros podrás asegurar tu embarcación online y de forma segura. Te ofrecemos distintos seguros para barcos online para que puedas encontrar la solución que mejor se adapte a tus necesidades reales. Además, te garantizamos un trato totalmente personalizado, con el objetivo de ofrecerte el mejor servicio. ¡No dudes en contactar para más información!