Los seguros de hogar son unos productos que buscan darnos esa tranquilidad que siempre buscamos ante los riesgos potenciales que se pueden dar en nuestros hogares. A pesar de ello, cuando tenemos que enfrentarnos a uno de estos problemas que pueden surgir en cualquier momento, y en muchos casos sin previo aviso, tenemos que pensar si lo mejor es la indemnización o la reparación.

¿Es posible cobrar la indemnización y no reparar con el seguro de hogar?

Una de las preguntas más habituales que nos podemos hacer es saber si podemos cobrar la indemnización y olvidarnos de la reparación que está incluida en la compañía de seguros. Lo cierto es que en algunos casos eso sí puede ser posible. En función de la aseguradora que tengas contratada, eso puede ser más o menos accesible.

Tenemos que tener en cuenta que, en función del tipo de siniestro y del tipo de seguro, que tengamos contratado la respuesta a esta pregunta puede variar considerablemente. Debes saber que la ley dice que las compañías de seguros tienen la obligación de indemnizar al asegurado en el plazo de 40 días desde que se tuvo conocimiento del siniestro. A su vez, la ley también expone que, si la póliza de seguro lo contempla de forma específica y el asegurado da su consentimiento expreso, la indemnización puede ser sustituida por la reparación.

¿Por qué escoger una opción u otra?

Los seguros de hogar ofrecen poder escoger entre estas dos opciones cuando se produce un siniestro cubierto por la póliza. Con todo, las estadísticas nos dicen que solo un tercio de los incidentes se acaban resolviendo con el pago de la indemnización. El resto de los asegurados optan por una reparación. Probablemente, esto se deba a que las aseguradoras tienen muchas más facilidades para gestionar las reparaciones, puesto que tienen acuerdos con profesionales y empresas de toda clase. Eso es un factor a tener en cuenta, puesto que lo más probable en caso que nosotros queramos gestionar las reparaciones es que el coste sea bastante mayor.

El mercado actual cuenta con una gran oferta y, por ello, las compañías de seguros buscan la satisfacción del cliente como una de las mejores armas a la hora de mantener a ese cliente en la compañía, así como de captar otros nuevos. Lo más habitual es que una compañía aseguradora evite contratar un equipo de trabajo que pueda causar mala sensación en el resultado final hacia el cliente. Al final, tener al cliente contento es uno de los principios fundamentales en una relación comercial y las aseguradoras saben que ese es el camino más fácil para conseguir su fidelidad.

Por ello, tanto si se opta por la reparación como por la indemnización, un buen agente de seguros siempre defenderá tus intereses y te ayudará a solventar un siniestro o accidente en la máxima brevedad posible. De hecho, en iSeguros, abrimos los siniestros de forma inmediata y realizamos el seguimiento hasta el pago final.

Además, te ofrecemos ayuda y asistencia las 24 horas del día y los 365 días al año para que siempre cuentes con la máxima protección. Para más información sobre seguros de hogar, visita nuestra página web y no dudes en contactar con nosotros para cualquier duda o gestión.