El Seguro de Baja Laboral para Autónomos, también conocido como Seguro de Subsidio, de Renta Diaria o de Incapacidad Temporal, está especialmente diseñado para compensar la reducción de ingresos durante el periodo de baja o hospitalización de un trabajador por cuenta ajena o propia. 

 

¿Es importante contar con un seguro de baja laboral?

Si eres autónomo, seguro que te habrás preguntado en más de una ocasión qué pasaría si, por desgracia, sufrieras una enfermedad o accidente que te impidiera seguir trabajando durante varios días. Dado el caso y para que tus ingresos mensuales no se vean considerablemente reducidos, existe el Seguro de Baja Laboral para Autónomos.  

Esta póliza ofrece un subsidio diario mientras dure la inactividad laboral. Es decir, permite recompensar el descenso de ingresos provocados por accidente o enfermedad mientras el trabajador no pueda desarrollar sus tareas con normalidad.  

 

Prestación por baja de la Seguridad Social

Cuando un trabajador se da de alta como autónomo, obligatoriamente empieza a cotizar en la Seguridad Social por la cobertura de Incapacidad Temporal por Contingencia Común. Por ello, en el momento de sufrir una baja laboral provocada por accidente o enfermedad, como cualquier otro trabajador, un autónomo cuenta con el subsidio de la Seguridad Social. 

Entonces, ¿Por qué motivo debería contar con un seguro de baja laboral? Básicamente, la respuesta reside en el hecho de que aún contando con este subsidio, resulta imposible hacer frente a los gastos y obligaciones económicas de la vida cotidiana.  

Para calcular la cuantía de la baja, se debe tomar como referencia la base de cotización que el trabajador elija en su alta de autónomo el mes anterior al que se produce la baja. Esta cifra se mantendrá mientras dure su incapacitación, excepto en caso de que haya un cambio en negativo en los máximos de cotización a la Seguridad Social. 

Un trabajador por cuenta propia, tendrá derecho a percibir entre el 60% y el 70% de la cuantía de la base de cotización entre el cuarto y el décimo día de baja. Superado este período de tiempo, la cantidad ascenderá al 75%. 

En un principio, estas cifras pueden parecer suficientes. Sin embargo, debemos tener en cuenta que más del 80% de los trabajadores autónomos españoles cotiza en la Seguridad Social por la base mínima. Por ello, en el momento de sufrir una baja laboral, a un autónomo le corresponde recibir tan solo unos 600 euros y, por supuesto, a esta cifra se le debe restar la cuota mensual de la Seguridad Social a la que se debe seguir haciendo frente, aún estando de baja. 

Todo ello, hace que la cuantía recibida por incapacidad temporal se vuelva muy baja y que, en consecuencia, resulte prácticamente imprescindible contar con un seguro de baja laboral para hacer frente a los gastos habituales. Además, es importante tener en cuenta que contar con este subsidio no implica tener que renunciar al de la Seguridad Social. Al contrario, se añade al que se percibe del Estado. 

 

Contratar un seguro de baja laboral para autónomos

Es evidente que, aún gozando de muy buena salud, en ocasiones resulta imposible evitar una baja laboral. Tan solo un pequeño accidente o enfermedad puede provocar que, durante unos días, no puedas llevar a cabo todas tus obligaciones. Es importante que seas consciente de ello y que dediques un momento de tu tiempo a pensar en la posibilidad de contratar un seguro con el que hacer frente a estos inconvenientes. 

En iSeguros contamos con diferentes pólizas por indemnización, ya sea por una baja temporal, por hospitalización, por intervención quirúrgica e, incluso, por fractura grave. Cada una de estas pólizas te permitirá mantener al día tus compromisos económicos con total tranquilidad, para que puedas centrarte en tu recuperación. 

Además, contamos con una gran cantidad de coberturas para autónomos. Entre nuestras diferentes opciones podrás encontrar un plan de protección integrado especialmente diseñado para autónomos. Recuerda que debes proteger tu presente, pero también tu futuro y el de los tuyos.