El seguro a todo riesgo con franquicia es el tipo de póliza ideal para disfrutar de la máxima protección posible con una prima asequible. Te contamos en qué consiste, cuáles son sus principales ventajas y en qué casos es más recomendable su contratación. 

 

¿Qué es un seguro a todo riesgo con franquicia?

El seguro con franquicia es un acuerdo que implica que la compañía aseguradora cobra menos por el seguro al conductor asegurado a cambio de que éste se haga cargo de una cantidad en caso de siniestro. Esta cantidad no suele ser muy elevada, siempre es la misma y está fijada por adelantado. 

A modo de ejemplo, un seguro a todo riesgo con franquicia funciona de la siguiente manera: Si un conductor ha pactado una franquicia de 200 euros y sufre un siniestro que asciende a 600 euros, él solo pagará 200 y la aseguradora se hará cargo de los 400 restantes. 

Por tanto, la principal diferencia entre un seguro a todo riesgo con franquicia y uno sin franquicia es que el primero suele ser más económico pero implica que, en caso de accidente, el asegurado debe hacerse cargo del importe pactado. Por el contrario, en un seguro a todo riesgo sin franquicia la prima suele ser mayor pero el asegurado nunca debe pagar de más en caso de siniestro. Es la aseguradora la que se debe hacer cargo de la totalidad de la reparación. 

 

¿Sale a cuenta contratar un seguro con franquicia?

La respuesta a la pregunta de si sale a cuenta contratar un seguro con franquicia es algo compleja, ya que depende de varios factores. El primero es la cantidad de partes que se suelen realizar al año. Como mayor sea la cifra, más desaconsejable será la contratación de este tipo de seguros, ya que implica tener que hacer frente con cierta regularidad al importe pactado.  

Por otro lado, también se debe valorar el uso que se da al vehículo. Un coche que solo se utiliza durante los fines de semana tiene muchas menos probabilidades de sufrir un siniestro que uno que se conduce cada día. Por ello, un seguro con franquicia saldrá muy a cuenta en este caso.

Por tanto, los seguros a todo riesgo con franquicia son una muy buena opción para todas aquellas personas que nunca han dado un parte de accidente. Sin embargo, no es una alternativa que se aconseje a los conductores que sufren siniestros con cierta frecuencia. 

 

¿Qué cantidad se debe abonar como franquicia?

La cantidad que se debe abonar como franquicia puede depender de la compañía y del tipo de coberturas contratadas. Normalmente, se suele ofrecer una cantidad que oscila entre los 100 y los 1.000 euros. En la mayoría de los casos, son los asegurados los que deciden qué cantidad fija quieren aportar. Sin embargo, algunas compañías no dan opción a elegir y la franquicia se calcula dependiendo del valor del vehículo asegurado. 

En relación a la franquicia, también es importante tener en cuenta que solo se aplica una vez por accidente. Es decir, en un accidente que daña la parte frontal y lateral del vehículo, la aseguradora aplicará una sola franquicia porque el daño de dos zonas del vehículo ha sido provocado por un solo siniestro. Por el contrario, no se pueden unir daños de distintos siniestros en una misma franquicia. Por ejemplo, de haber sufrido dos accidentes, se deberán notificar dos partes y, consecuentemente, pagar dos veces la cantidad acordada como franquicia.

 

Ventajas del seguro de coche a todo riesgo con franquicia

La principal ventaja de un seguro a todo riesgo con franquicia es que permite disfrutar de todas las facilidades que ofrece un seguro a todo riesgo por un precio mucho menor. Por tanto,  ofrece la máxima protección. 

Además, contratando el seguro a todo riesgo con franquicia en iSeguros, gozarás de ventajas adicionales como un coche de sustitución en caso de accidente, asistencia en carretera desde el kilómetro 0 o todas las facilidades que ofrece nuestra red de talleres AutoPresto.

¿Tienes alguna duda? Puedes dejarnos tus preguntas en comentarios y te responderemos rápidamente. También puedes contactar con nosotros sin compromiso, ¡Estaremos encantados de atenderte!