El seguro de defensa jurídica es un tipo de póliza poco conocida, pero muy valorada por las personas que finalmente se deciden por su contratación. 

Aún son muchas las personas que consideran que, si no se tienen problemas con la justicia, no hay necesidad de contratar protección jurídica. Sin embargo, actualmente, la justicia está presente en multitud de ámbitos de nuestra vida. A menudo se producen conflictos en la comunidad de vecinos, en la carretera o en el colegio que, de no contar con el asesoramiento necesario, pueden derivar en problemas más graves. También es habitual lidiar con problemas personales, familiares o laborales que nos entorpecen la vida diaria y que pueden convertirse en grandes fuentes de preocupación.

Sea como sea, en cualquiera de estos casos, contar con el apoyo y la asistencia de un equipo de abogados y expertos puede ahorrarnos muchos quebraderos de cabeza. Gracias a un seguro de defensa jurídica, podremos sentirnos acompañados y protegidos ante cualquier situación.

 

¿Qué es un seguro de defensa jurídica?

El seguro de protección jurídica se encuentra entre los llamados seguros de prestación de servicios y está diseñado para protegernos y asesorarnos ante cualquier asunto legal familiar o particular, pero también cuenta con pólizas específicas para profesionales, conductores e, incluso, para comunidades de vecinos.

 

Principales coberturas del seguro de protección jurídica

El seguro de protección jurídica ofrece asesoramiento, reclamación y defensa ante cualquier situación. Existen diferentes tipos de pólizas que pueden variar dependiendo de las necesidades del asegurado pero, principalmente, las coberturas que suele incluir tienen que ver con las siguientes cuestiones:

 

  • Problemas matrimoniales: En caso de separación o divorcio, el seguro de protección jurídica familiar protege a todos los miembros, cónyuge e hijos.
  • Gestiones fiscales: Las cuestiones fiscales con las que debemos encontrarnos en los distintos ámbitos de nuestra vida, en ocasiones requieren de defensa fiscal, especialmente aquellas que tienen que ver con las declaraciones de renta o de patrimonio. 
  • Defensa laboral: Los conflictos legales en el trabajo son muy comunes, ya que es uno de los lugares en los cuales pasamos más tiempo de nuestra vida y en el que nos jugamos nuestros intereses. Con el seguro de protección jurídica laboral podrás resolverlos con éxito y con la tranquilidad de saber que cuentas con el apoyo necesario.
  • Defensa penal: Hacer frente a un juicio de faltas es más habitual de lo que te puedas llegar a imaginar y, en caso de encontrarte en esta situación, resultará imprescindible contar con los conocimientos de un profesional.  
  • Conflictos con la administración: Los litigios con la administración también suelen ser un problema frecuente. Con el seguro de protección jurídica contarás con la protección necesaria para defender tus intereses. 
  • Asistencia al consumidor: Como consumidor, el seguro de protección jurídica te garantiza los gastos de reclamación de indemnizaciones ante posibles incumplimientos de terceros. Por ejemplo, si has tenido un problema con la compañía telefónica o volando con una aerolínea.
  • Protección del arrendador: Si tienes un piso o una casa de alquiler, el seguro de defensa jurídica familiar cubre los gastos de reclamación de las mensualidades no pagadas por el arrendatario. 
  • Problemas con la comunidad de vecinos: Si formas parte de una finca de varios propietarios, es probable que ya hayas observado que en la comunidad cohabitan distintos intereses y que no siempre resulta fácil ponerse de acuerdo. Con el seguro de protección jurídica para comunidades, dispondrás del servicio de atención jurídica las 24 horas y los 365 días del año.
  • Gestión de multas: Gracias al seguro de protección jurídica de conductores, un abogado analizará tus multas y las recorrerá en tu nombre para que no tengas que preocuparte por nada.  
  • Otras coberturas: En función de las necesidades e intereses particulares, se puede escoger entre una opción estándar o bien contratar un seguro ampliado con el que disponer de la máxima cobertura y defensa jurídica. 

 

Por todo ello, si estás interesado en un seguro de protección jurídica, te recomendamos que consultes todas las opciones y las coberturas más recomendadas según tu caso. 

En iSeguros podemos ayudarte sin compromiso, así que no dudes en contactar con nosotros mediante nuestros canales de comunicación habituales o dejando un comentario a continuación.