¿Es obligatorio el seguro de hogar? ¿En qué casos? ¿Y qué pasa si sufro un siniestro y mi casa no tenía seguro? Encuentra la respuesta a estas y a otras preguntas relacionadas con los seguros de hogar en este post. 

 

Altas cifras de siniestralidad 

Cuando oímos hablar de accidentes, enfermedades o siniestros un error muy común es pensar: «A mi no me va a pasar» o «Tengo muy pocas probabilidades de que alguna vez me pueda llegar a ver en esta situación». 

Según datos aportados por la UNESPA, el seguro de hogar es el que mayor tasa de siniestralidad presenta, después del seguro de automóvil. Cada hora, se producen ochocientos problemas en viviendas en el estado español. 

Nuestra experiencia nos dice que es cierto: Las probabilidades de sufrir un accidente grave, que provoque la pérdida de parte de nuestro patrimonio son mínimas. Sin embargo, como expertos en seguros para particulares y empresas, somos testigos a diario de esos casos que confirman la regla.  

Algunos de ellos, lamentablemente los sufren personas que ya confiaban en nuestros seguros y nosotros nos encargamos de gestionar las mejores soluciones para recuperar su patrimonio, pagar los gastos a los que deben hacer frente y de que todo llegue a un buen puerto. En otras ocasiones, acuden a nosotros personas que han visto como la entidad con la que tenían su seguro de hogar, en caso de siniestro grave, les da la espalda porque la decisión de coberturas y capitales se había hecho con criterios no profesionales y nosotros les ayudamos a nadar en un mar de problemas. Por último, también es habitual encontrarnos con personas que no disponían de un seguro de hogar y que, después de perder la totalidad o una parte de su patrimonio, son más conscientes que nunca de la importancia de contar con una póliza que pueda asegurarles la protección que necesitaban.

Sea como sea, en caso de sufrir un accidente, enfermedad o siniestro es evidente que todos deberíamos contar con el apoyo necesario para hacer frente a la adversidad. El problema es que, de no haber experimentado tal situación, generalmente no aceptamos la fragilidad humana y nuestra vulnerabilidad. Pero si nos paramos a pensar, es probable que recordemos casos muy próximos que nos confirman que determinados sucesos pueden ocurrirnos a cualquiera

 

¿Es obligatorio tener seguro de hogar?

Al contrario de lo que se suele creer, el seguro de hogar no es obligatorio. A continuación, veremos que, en caso de solicitar una hipoteca, sí que debemos contar con la cobertura de incendios. Por otro lado, si el bien en cuestión no está sujeto a una hipoteca, tampoco tenemos ninguna obligación legal de tener contratado un seguro. Sin embargo, aunque no se requiera por ley, resulta imprescindible disponer de dicha póliza, porque siempre somos responsables de los daños que podemos ocasionar a un tercero, bien sea el propietario de nuestro piso de alquiler, o bien los vecinos de nuestra propiedad.

Por tanto, aunque no es obligatorio tener seguro de hogar, es altamente recomendable ya que, en caso de siniestro grave, que provoque la pérdida total o parcial de nuestra vivienda y afecte a nuestros vecinos, nosotros podríamos conformarnos con lo imprescindible. Pero nuestros vecinos afectados nos pedirían que nos hiciéramos cargo de todas sus pérdidas materiales y personales en caso de que las hubiera. Si nuestro vecino, para poder salir de su casa, se quemara las manos, el pelo y la cara, evidentemente nos reclamaría poder volver a la máxima normalidad posible y poder cobrar una indemnización por todas las pérdidas y consecuencias que hubiera sufrido. Solo un buen seguro con las coberturas y los capitales adecuados podrá ofrecernos la protección que necesitamos para poder hacer frente a todas nuestras pérdidas y a las que hemos ocasionado a nuestros vecinos. 

 

El seguro de hogar vinculado a la hipoteca

Tal y como hemos contado en numerosas ocasiones a través de nuestro blog, la decisión de contratar un seguro siempre debería ser voluntaria. Es responsabilidad del tomador contratar la póliza que mejor se adapte a sus necesidades y a las de su familia. Un seguro impuesto por una entidad bancaria difícilmente dará respuesta a los riesgos reales de cada persona. Es decir, no deberíamos aceptar un seguro que nos sea impuesto, ya que el simple hecho de ser una imposición nos evidencia que no es en nuestro beneficio que se está intentando hacer el seguro.

Las entidades bancarias no miran por el bien de la persona asegurada, ni velan por su máxima protección. Su objetivo principal es siempre el negocio y quieren asegurarse de que, pase lo que pase, ellos siempre cobrarán.  

Debes saber que, con la nueva ley hipotecaria de enero del 2020, no tienes ninguna obligación legal de contratar tu seguro de hogar con el banco. El único requisito que sí es de obligado cumplimiento a la hora de firmar una hipoteca, pero no estamos obligados a contratarlo con la entidad bancaria, es el hecho de disponer de un seguro de incendios sobre el continente de la vivienda.  

Por ello, si tienes dudas en relación a la obligatoriedad de tus seguros o de las coberturas que ofrece tu póliza, te recomendamos que consultes con un agente de seguros para poder conocer todas las opciones que tienes a tu alcance. Cada caso es único y debe ser analizado de manera personalizada. 

Recuerda que en iSeguros podemos ayudarte y estaremos encantados de poder hacerlo. Contamos con los mejores seguros del hogar y nuestro equipo de expertos puede asesorarte con el objetivo de ayudarte a encontrar el mejor precio, junto con las coberturas y capitales que realmente necesitas asegurar.

Por último, queremos recordarte que aunque la decisión de contratar un seguro de hogar no sea obligatoria, es importante tener en cuenta que siempre se debería disponer de un buen seguro. Nuestro hogar, sin duda, es nuestra inversión más importante y, aunque vivamos de alquiler, en él tenemos nuestros bienes más preciados y todo lo necesario para nuestra vida diaria. Es importante saber que nuestro patrimonio está bien protegido y que, pase lo que pase, contaremos con el apoyo necesario para hacer frente a cualquier adversidad.