Disponer de una piscina particular que requiere unos cuidados rutinarios que nos permitan disfrutar de un chapuzón sin inconvenientes cuando queramos. Es importante que tengamos en cuenta algunos factores básicos para realizar el mantenimiento a nuestra piscina y podamos disfrutar de ella los días calurosos de verano. En el post de hoy, te queremos dar un par de consejos para hacerle un buen mantenimiento a tu piscina.

Aspectos generales del mantenimiento para una piscina

Antes de empezar a realizar todas las tareas de mantenimiento y puesta a punto de una piscina particular, se trata de conocer la capacidad o el volumen de agua de la piscina para saber cuáles son los niveles correctos de producto necesario que se le debe de aplicar durante su mantenimiento. Además, también es importante conocer bien el sistema de filtrado y purificado del agua utilizado en la piscina.

¿Cómo calcular el volumen de una piscina?

Para utilizar la cantidad de producto necesaria es importante conocer el volumen y la profundidad de la piscina que vamos a higienizar. De esta manera tendremos la cifra exacta de cantidad de producto que realmente necesitamos para poder dar un correcto mantenimiento a nuestra piscina.

Existe una fórmula básica para calcular el volumen de una piscina, pero esta varía según su estructura y diseño. Es decir, se aplicará una fórmula a una piscina cuadrada y otra para las piscinas con forma redonda u ovalada.

¿Cómo calcular el volumen de una piscina cuadrada?

Para calcular el volumen de una piscina cuadrada o rectangular se debe de multiplicar el largo por el ancho por la profundidad. En caso de disponer de una piscina en forma de L, se deberá calcular el volumen según sus partes correspondientes.

¿Cómo calcular el volumen de una piscina ovalada o redonda?

Para calcular el volumen de una piscina ovalada o redonda se aplica la fórmula de multiplicar el largo máximo por el ancho máximo y por la profundidad media, el resultado de esta operación debe de multiplicarse por el coeficiente 0,78 si es una piscina redonda y 0,89 si se trata de una piscina ovalada y tendrás el volumen total de la piscina en cuestión.

¿Cómo mantener el agua de una piscina?

Existe un listado de tipos de mantenimientos necesarios para mantener el agua de una piscina en perfectas condiciones. A continuación te mencionamos los cuidados más importantes y cómo realizarlos de la mejor manera.

Control del pH de una piscina

El factor más importante para darle un buen mantenimiento a una piscina se trata de tener un buen control del pH, esto determinará la calidad del agua. Por lo general, un buen pH en el agua de una piscina consiste en moverse entre los intervalos 7 y 7,8.
Para conocer los intervalos en el agua es necesario utilizar equipos de análisis de pH especializados. En caso de que el pH no esté dentro de los intervalos ideales, será necesario hacer uso de un minorador o incrementador de pH para ajustar el agua a los niveles correctos.

Cloración del agua

La cloración se trata de añadir al agua el compuesto químico de cloro que su función principal se trata de oxidar los compuestos orgánicos de la piscina. Existen distintas modalidades de este químico con cualidades y tratamientos específicos para el agua según las necesidades del propietario.
La forma de empleo del cloro consiste en colocar una cantidad determinada de producto en el skimmer si se trata de piscina de obra. En el caso de las piscinas desmontables, se colocan en el interior de una boya flotante. En el mercado hay disponibles kits de cloro lento para piscinas ideales para los modelos desmontables.
Es relevante que el pH del agua debe de estar entre los intervalos 7 y 7,8, en caso contrario, puede ser ineficaz la cloración o ser demasiado agresiva para la piel humana.
El suministro del cloro consiste en añadir una gran cantidad de producto al inicio de la temporada y realizarle un mantenimiento periódico durante los meses de más uso.

Antialgas piscina

La aparición de algas en una piscina se puede identificar por la tonalidad verdosa que adquiere el agua. Esta es una clara señal de que los productos desinfectantes no están haciendo el trabajo correctamente por diversos motivos. Para poder mantener la piscina libre de algas es necesario realizar una limpieza general de retirar físicamente de la superficie, limpiar el fondo y las paredes para eliminar el rastro de estos organismos. Para poder solucionar este inconveniente es necesario utilizar productos antialgas y una limpieza profunda del filtro. Al mínimo indicio de algas en una piscina será necesario realizar un mantenimiento periódico para evitar su proliferación.

Floculantes para piscina

En caso de detectar un agua turbia y densa puede ser provocado por un exceso de materia en suspensión o de cal en una piscina. Ante esta situación se puede recurrir a un floculante que funciona como un espesador de la materia en suspensión y la sedimenta al fondo de la piscina, de manera que sea absorbida durante la limpieza de paredes y fondos.

Antical de piscina

Aquellas aguas que tienen una alta concentración de partículas disueltas en suspensión se denominan aguas duras. Esto dificulta las tareas de desinfección del pH y su regulación. Además, interfieren en el correcto funcionamiento de los equipos de filtrado y depuración del agua. Es por ello que es importante el uso de productos antical para evitar su interferencia en el correcto funcionamiento de los sistemas de mantenimiento del agua.

Fungicidas

A causa del calor y la humedad, en los alrededores de la piscina se pueden crear colonias de hongos en la superficie. Parte de las tareas de mantenimiento de una piscina consisten en el mantenimiento de sus alrededores y cercanías, el lugar habitual dónde aparecen estos organismos. Por cuestiones de salud e higiene es importante la eliminación de los hongos con la utilización de productos fungicidas especializados en solucionar este problema.

¿El seguro de hogar cubre mi piscina?

En definitiva, realizar un correcto mantenimiento de la piscina te permitirá disfrutar de ella durante todo el año y tenerla a punto siempre que quieras. Las recomendaciones que te hemos mencionado anteriormente son igual de útiles, indiferentemente de si dispones de una piscina desmontable o si se trata de una piscina de obra. Con estos conocimientos básicos de mantenimiento de una piscina no habrá nada que impida que puedas darte un buen chapuzón cuando más te apetezca.

Si eres de los afortunados que dispone de una piscina en su hogar, comunidad o estás pensando en disponer de una, recuerda que puedes añadir tu piscina en la póliza de tu seguro de hogar para que estés protegido con la responsabilidad civil en caso de que ocurra algún accidente o imprevisto que involucre a terceros. Con el seguro de hogar de iSeguros todas tus necesidades más inmediatas están cubiertas.